Spain | Madrid

El kipferl austríaco, Maria Antonieta y el croissant francés

Some legends about its origin

It is said that the Austrian kipferl could be the grandfather of the croissant because of its similar crescent shape. A debate supported by different stories and legends that, believe it or not, add a curious and lively touch to the history of these pastries.

The supposed origin of the Austrian kipferl dates back to the 17th century. The story goes that the Ottoman Empire, with the intention of invading Vienna, began to dig a passageway that would allow them to enter the city under the city walls. They dug at night while the Viennese slept, unaware that the bakers, who worked at night, heard the noises. They alerted the authorities, preventing the invasion, and to celebrate they created the kipferl, a bread whose crescent moon shape mimics the crescent moon of the enemy’s Ottoman flag.

The world-famous French croissant is thought to be inspired by the Austrian kipferl that Marie Antoinette, Austrian archduchess and queen consort of Louis XVI, had brought to France for breakfast in the 18th century. A century later, the Austrian entrepreneur August Zang opened Boulangerie Viennoise in Paris. He soon made kipferl and pain viennois famous among the gentry. Zang actually modified the original recipe by making a much flakier dough, thus initiating the first version of today’s French croissant

We share a curiosity for the past, customs and traditions. The way to delve into history and discover the origins of things.

Algunas leyendas sobre su origen

Se dice que el kipferl austríaco podría ser el abuelo del croissant debido a su forma similar de media luna. Un debate defendido por diferentes historias y leyendas que, las creamos o no, aportan un toque curioso y animado a la historia de estos dulces.

El supuesto origen del kipferl austríaco se remonta al siglo XVII. Cuentan que el imperio otomano con la intención de invadir Viena comenzó a cavar un pasadizo que le permitiese entrar a la ciudad por debajo de la muralla. Cavaban por las noches mientras los vieneses dormían, sin ser conscientes de que los panaderos, que trabajan de noche, oyeron los ruidos. Estos alertaron a las autoridades evitando la invasión y para celebrarlo crearon el kipferl, un pan cuya forma de media luna imita la luna creciente de la bandera otomana del enemigo.

El croissant francés, tan mundialmente conocido, se cree que puede estar inspirado en los kipferl austríacos que Maria Antonieta, archiduquesa austriaca y reina consorte de Louis XVI, hacía llevar a Francia en el siglo XVIII para sus desayunos. El empresario austríaco August Zang, inauguró un siglo más tarde en París Boulangerie Viennoise. Al cabo de muy poco tiempo, gracias a él, se hicieron famosos el kipferl y el pain viennois entre la alta sociedad. Zang en realidad modificó la receta original elaborando una masa mucho más escamosa, y así inició la primera versión de los actuales croissant franceses. 

Compartimos la curiosidad por conocer el pasado, las costumbres y tradiciones. La manera de profundizar en la historia y descubrir el origen de las cosas.

Retrato antiguo de Maria Antonieta

Fotografía antigua de alrededor de 1909 de la Boulangerie Viennoise de Zang situada en el número 92, de la Rue de Richelieu de Paris

Dibujos antiguos de Maria Antonieta y Louis XVI

Fotografías de kipferls y croissants

Words: Elena & Beatriz Perelli
Photographs: Copyright free

Share:

Facebook
Twitter
WhatsApp